Archivado con la Etiqueta: modelos

Tirarse a una top model: un mito porno donde los haya

Ellas, las mujeres más deseadas; ellas, las diosas de las pasarelas; ellas, célebres y perfectas ante la vista de nosotros, pobres mortales… No creo que haya un solo hombre sobre la Tierra que no se sienta atraído por alguna top model en particular, y seguramente por todas en general.

Así a grandes rasgos, podemos diferenciar dos grupos en el universo de estas mujeres: las modelos de pasarela, que durante las grandes citas de la moda anuales trabajan a destajo viajando de una ciudad a otra; y las grandes estrellas de la moda, las que conocemos más por la publicidad, los cotilleos sobre su vida privada o sus incursiones en la televisión. Curiosamente, son la segundas por las que nos sentimos atraídos, no llegando a conocer demasiado bien a ninguna del primer grupo, a pesar de ser la imagen de todas las tendencias que van a venir en los próximos meses. No es tan extraño sin embargo, puesto que las top models se hayan presente en nuestra vida diaria por una u otra razón, por lo que las sentimos más conocidas y cercanas.

Nunca ha salido del mundo porno ninguna gran estrella del modelaje internacional, y mira que entre las actrices hay algunas bellezas realmente impresionantes. Pero sí que es un tema recurrente ese del sexo entre modelos y fotógrafos en los videos de adultos, y cómo no, si cualquiera que tuviera que trabajar con una de estas mujeres se sentiría atraído porno ellas, y aprovecharía la más mínima oportunidad de tener un lío con alguna de ellas (y hablo con conocimiento de causa). En mi trabajo he tenido a veces la tentación de echar los tejos a algunas de las modelos que he tenido que fotografiar, y eso que no he trabajado en fotografía erótica; debe ser un reto tenerlas ahí, delante, totalmente desnudas, y no poder catar ni disfrutar ni un poquito de todo ese potencial sexual.

En fin, que aunque el tema de la modelo porno que se lía o bien con el fotógrafo o bien con el dueño de la agencia que la contrata para tener más proyección puede estar muy trillado, pero sigue funcionando como dios. Realmente, creo que no se explota lo suficiente, aunque me parece que hoy por hoy, esas bellas modelos en la cima de la fama nos parecen totalmente inaccesibles.

Mamá, quiero ser modelo como Inés Sastre…

Hubo una época en que Inés Sastre era una diosa, no sólo del mundo del modelaje, sino de forma casi omnipresente. Podías encontrarla en anuncios, películas, series, todo tipo de programas televisivos… raro era el día en que no te la encontrabas por algún sitio, a menos que estuvieras ciego o sordo, o las dos cosas.

Parecía que era una mujer muy completa, no sólo famosa por su belleza, sino inteligente y además multifacética. A mí nunca me pareció muy simpática, al menos no me daba esa impresión, aunque tampoco puedo corroborarlo con una experiencia propia, por supuesto. Pero para mí que lo único que podía hacer mal era contar chiste, jeje.

Por eso, no tengo la más mínima duda de que su recurrente aparición en los años 90 en todos los medios habidos y por haber, fue la inspiración para que muchas chicas dijeran a sus madres esa famosa frase: “¡Mamá, quiero ser… !”, aunque en esta ocasión no se tratara de ser artista, sino de ser efectivamente como Inés Sastre, es decir, modelo.

Es cierto que muchas modelos han sabido sacar partido a su fama y bellezas, y no pocas han acabado haciendo cine, televisión, o incursionando en el mundo de la música. No sé otras, pero al menos Inés estaba bien preparada. Y si alguna de nuestras hijas deseó en su momento dedicarse a las pasarelas tomándola como inspiración, podemos tener el consuelo de que al menos ella sí que se curró dar el salto a otras facetas en su vida.

Ser modelo, y además famosa, te abre muchas puertas en la vida, pero también, como sabemos por desgracia, te marca y puede hacerte seguir una senda que a veces puede ser muy destructiva. Todos conocemos casos de famosas modelos que han acabado con graves problemas de anorexia, metidas en el mundo de las drogas, o rozando la prostitución si no ahogándose en ella…

No es lo general, por suerte, pero lo cierto es que cuando una chica de 15 o 16 años, menos incluso, quiere probar suerte en el mundo del modelaje, sus padres han de tener mucho cuidado, porque a esas edades se es muy impresionable y muy maleable, y hay mucho listo en el mundo artístico que se puede aprovechar de ellas. Es necesario estar siempre pendiente de todos los detalles, trabajar con agencias sobradamente reconocidas, y sobre todo no dejar nunca sola a las chicas y no dejarlas tomar decisiones por ellas mismas.

No es que quiera asustar a nadie, al contrario, mi objetivo con este post es hablar sobre el mundo de la moda y las modelos, y todas las citas que los diseñadores esperan como agua de mayo al principio de cada año. Pero no está de más estas recomendaciones, trabajo como fotógrafo profesional y llevo mucho tiempo en este terreno viendo de todo, así que me parecía que podía hablar con conocimiento de causa.

Tenemos muy buenas modelos en estos momentos en España, aunque yo tengo la impresión de que nuestro tiempo, al menos en lo que a la alta costura se refiere, ya ha pasado. Hubo momentos en que teníamos estrellas internacionales, no sólo Inés Sastre, sino también Judith Mascó, Esther Cañadas, Nieves Álvarez, Laura Ponte… Bellezas que hacían raya allá por donde iban, aunque quizá en aquel momento no había tanta competencia y era más fácil hacer publicidad.

Claro que esa es mi impresión, aunque no negaré que la nueva generación de tops models no tiene nada que envidiar a la antigua, aunque ya se verá si pueden alcanzar la fama de todas ellas, y si están de verdad preparadas para ello.